Ortodoncia:


Rama de la odontología que estudia el desarrollo de la oclusión (forma de morder) y su corrección por medio de aparatos mecánicos.

          1. Niños:
Es importante llevar a los niños de forma temprana a la consulta dental para identificar posibles problemas con el crecimiento y la erupción, anticiparse a ellos si es necesario y a su vez, aliviar a los padres en caso de que todo sea normal.

Algunos de los síntomas que pueden indicar que el niño necesitará tratamiento de ortodoncia son: pérdida de dientes de leche prematura, dificultades para masticar, respirar por la boca, hábitos de succión del chupete o del dedo exagerados, apiñamiento de los dientes, falta de sellado labial o el paladar, mandíbula o dientes de tamaño desproporcionado al resto de la cara.

Los beneficios de un tratamiento precoz serán que se guiará un correcto crecimiento de la mandíbula o maxilar, se regulará la anchura entre arcadas, se llevarán los dientes definitivos a su posición correcta, corregiremos malos hábitos (como succión digital, del chupete, incompetencia del sellado labial,...), simplificaremos la intervención de una segunda fase de ortodoncia, guardaremos el espacio necesario para los dientes definitivos si existió la pérdida prematura del deciduo y mejoraremos la autoestima y la apariencia estética del paciente.

Mientras existe crecimiento , la ortodoncia mediante aparatos de ortopedia, puede ayudar a que el maxilar y la mandíbula crezcan en armonía y equilibrio.

La cooperación del paciente es el mejor indicador de que la predicción será alcanzada a tiempo. Una vez que los aparatos son retirados de la boca, los dientes podrían volver a su posición original si no fueran estabilizados mediante aparatos de retención, que se diseñan para mantener a los dientes en su posición correcta ideal hasta que los huesos y encías se adaptan a los cambios producidos por el tratamiento. Por tanto, son igual de importantes que los aparatos activos y los pacientes deben seguir la pauta establecida por el especialista.

          2. Adultos:
Los dientes pueden ser movidos a cualquier edad, pero algunos factores como la falta de crecimiento pueden hacer necesario un plan especial de tratamiento.

Si, además hay pérdida de dientes o del hueso de sostén, la ortodoncia será una parte del tratamiento global para la boca, necesitando también otras especialidades como la periodoncia, endodoncia, prótesis dental. Ya que cuando se han perdido dientes, lo normal es que el resto de ellos se muevan produciendo una oclusión incorrecta y el espacio existente no pueda ser restaurado correctamente, a no ser que las piezas que faltan sean reemplazadas. Los dientes girados o movidos suelen tener que ser puestos en posición correcta mediante ortodoncia para que soporten las presiones adecuadas de la oclusión normal y equilibrada.

dayma odontólogos
 CLÍNICA  DENTAL

©2010 dayma odontologos - Todos los derechos reservados
[Contacto] [Mapa sitio web]